Arriola a votación (actualizado)

Leo, con mayúsculo agrado, en Periodista Digital que hoy Isabel San Sebastián anuncia que un importante líder del PP va a presentar una enmienda en el Congreso de Valencia para que el asesor aúlico y esposo de Celia Villalobos, que cobra una pasta gansa no se sabe muy bien a cambio de qué, sea sometido a votación.

“Mariano Rajoy tuvo que esperar a la réplica para sacar lo mejor de sí mismo huyendo de los papeles. Lo cual, por cierto, hace que los suyos se pregunten a qué espera para replantearse la composición del equipo asesor con el que prepara sus discursos, mientras un dirigente del partido tiene ya decidido plantear en el congreso de junio una propuesta formal para exigir que el sociólogo en nómina del partido -actualmente Pedro Arriola- sea elegido por votación y no designado arbitrariamente“.

Me parece fantástico.

Lo cual me recuerda que quería yo decir que a ver si algún compromisario de NNGG o del PP de donde sea presenta, sin achicarse luego (o sea, un compromisario que lo sea por principios y convicciones, no para ver cómo trepa en el PP -lo he puesto chungo ¿eh?-),  enmienda a la ponencia de Estatutos implementando lo de las “primarias”. Porque ese es el momento y no otro.

Y ya puestos podrían presentar la de defender el cheque escolar o listas abiertas y esas cosas.

Actualización

Gracias a mi amigo Ángel estoy en disposición de ofreceros íntegro el artículo de Isabel San Sebastián. Así que aquí lo dejo. Por cierto, manda narices que hasta Soraya (toma machismo, Moreno) tenga que salir dejando claro que la  actitud autoritaria de Gallardón ya es demasié. Y si quieren divertirse, lean lo que ha dicho Ignacio González, que se ha salido del mapa.

El artículo:

El ‘Zeta-Chiki’

ISABEL SAN SEBASTIAN

¿A quién le importa el Congreso de los Diputados? Hace mucho tiempo que la democracia dejó de ser parlamentaria para convertirse en mediática, hecho del que parece haber tomado más y mejor nota que nadie el dueño del escenario, mejor amigo de la cámara y maestro del titular, José Luis Rodríguez Zapatero, más conocido como Zeta.

Zeta es a la política lo que el Chikilicuatre a la música: un invento que incomprensiblemente vende, especialmente entre los más jóvenes, por más que a una le resulte imposible adivinar qué será lo que la gente vea en él. Una demostración inapelable del poder del marketing, capaz de colocar cualquier cosa en el mercado con tal de que el envoltorio sea atractivo y se orqueste una buena campaña. Humo, sonrisas, buen rollito y maquillaje, como vehículo de un mensaje tan vacío como machacón.
El Zeta-Chiki mola mogollón… Más o menos en eso consistió el discurso de nuestro presidente en el debate de su segunda investidura. Pintura rosa, falsas esperanzas, promesas que ya en el pasado fueron incumplidas, justificaciones infantiles y verborrea. Grandes dosis de lo que la mayoría quiere oír, seleccionadas con gran habilidad y expresadas en un lenguaje sencillo, accesible a todo el mundo, susceptible de proporcionar multitud de cortes jugosos a las televisiones amigas -que son prácticamente todas- a fin de llegar a través de ellas al grueso del electorado, que es quien al final decide. ¿A quién le importan los diputados? ¿A quién le importa el rigor? ¿A quién le importa la verdad? ¿A quién le importa España? Lo que importa es lo que digan los telediarios o los programas de zapping, que son los que más influyen en el granero de votos de Zeta. Lo demás importa un bledo.

En el extremo opuesto, Mariano Rajoy tuvo que esperar a la réplica para sacar lo mejor de sí mismo huyendo de los papeles. Lo cual, por cierto, hace que los suyos se pregunten a qué espera para replantearse la composición del equipo asesor con el que prepara sus discursos, mientras un dirigente del partido tiene ya decidido plantear en el congreso de junio una propuesta formal para exigir que el sociólogo en nómina del partido -actualmente Pedro Arriola- sea elegido por votación y no designado arbitrariamente.

Rajoy se enfrenta nuevamente al difícil papel de Casandra, condenada a anunciar catástrofes. Su capacidad, su profundidad y su seriedad se encuentran a años luz de las de su rival, pero le falla la telegenia. Y en la España del Zeta-Chiki, cada vez más parecida al festival de Eurovisión, ésa es una cualidad indispensable para ganar elecciones.

Anuncios

13 pensamientos en “Arriola a votación (actualizado)

  1. brigate

    Ays… creo que por ahí van a ir los tiros…. yo ya radical, ya o se presenta Esperanza con toda libertad, o mi voto lo han perdido. Me voy con Rosita Diez.

  2. brigate

    Ays y Camps diciendo que todo el PP quiere a Gallardon? este hombre está mal de la cabeza. No le voto más por dictador de mierda.

  3. brigate

    a Rajoy que es lo mismo que Gallardon según parece.
    Yo soy de Valencia, voto al PP, y estoy tremendamente ofendida por lo que ha dicho Paco Camps, yo quiero que Esperanza Aguirre sea la Presidenta del PP, y ese señor no es nadie para hablar en mi nombre.

  4. anghara Autor de la entrada

    Mujer, no son lo mismo Gallardón y Rajoy, pero ni de lejos. Es Gallardón el empeñado en que lo parezca. Jur, que ya sabes cómo son estas cosas.

    De todas formas esto suena todo a conchabeo. Y hablo de Rajoy y Aguirre. Gallardón sólo suena a desafinado, as usual.

  5. Nora

    Hmm, Arriola, el día que lo echen me bebo un vaso de vino (y soy abstemia… :mrgreen: ). Pero qué tío más falso y más inútil… 😦

  6. Ramon Montero

    Me consta que más de uno está tarbajando en una enmienda para implantar las primarias en el PP; no se hasta donde llegará… pero como alguno de ellos no necesita la política para vivir, quizá tengamos suerte y podamos verlo.

  7. Manny

    La comparación con el absurdo y popular personajillo del programa de ‘Buenafuente’ puede parecer exagerada, descabellada, pero en mi opinión está bien traida. No nos dice nada nuevo. Zapatero es un buen candidato, no un buen político o un buen Presidente. Eso lo sabemos todos. Nos quisieron vender la moto otra vez y once millones de españoles volvieron a creer en tan patética propaganda. Pero ya lo dijo alguien mucho mas listo que yo, y es que, en democracia, el ciudadano tiene al político que se merece. Y no se me ocurre mejor manera de ejemplificarlo que con el referéndum para la aprobación de la Constitución Europea. El numero de votantes era varias veces mayor que el de personas que habían leido dicho texto constitucional. Increible. Ni un mínimo de comportamiento cívico por nuestra parte ¿no creen? Desgraciadamente nos merecemos a ‘Zeta-Chiki’.

Los comentarios están cerrados.