Archivos diarios: abril 22, 2008

Una gran iniciativa de un buen hombre

Queridos todos:

Os mando este email para pediros ayuda. El lunes día 21 de este mes saco un disco nuevo de rancheras que se va a vender solo en el Corte Inglés. Es un disco que he donado íntegramente (el 100% de los beneficios) a la Fundación del Padre Garralda, que muchos de vosotros conocéis. Se ocupa de darle calidad de vida a cientos de niños con poca esperanza en la vida y yo he querido ayudarle. Si conseguimos entre todos la sonrisa de ellos, ese será, para mi, el mejor beneficio del disco.

El Corte Inglés va a hacer una campaña muy importante (porque además el disco es estupendo) pero como estoy harto de las compañías de discos lo he hecho solo y necesito toda la publicidad posible. Contárselo a vuestros amigos y regalar alguno. En resumidas cuentas, ayudadme a ayudar. El disco, además, lo sacamos a la mitad de precio de lo normal. El día de la madre es buen día para un regalo… Gracias de verdad, y, además, recordad que es precioso.

Un abrazo

Bertín Osborne

Anuncios

Además del trasvase, los Monegros

Si Marcelino pensaba que podría subirse rápidamente los pantalones que se ha bajado ante toda la opinión pública a cuenta del trasvase (sí, trasvase, no transfusión) del Ebro a Barcelona (y ole y ahora, por favor, a Murcia, Valencia y Almería también), pese a haber afirmado que se iría a su casa si tal cosa sucediera alguna vez… resulta que ha estallado el escándalo de los Monegros.

¿El escándalo de los Monegros? Sí. Verán, es que Marcelino se había tirado el moco prometiendo que España tendría su Las Vegas, cosa que me parece fantástica, en pleno desierto -también Las Vegas está rodeadita de tierra- aragonés.

Hasta aquí felicitaciones por la iniciativa. Pero, claro, ahora llega la realidad: del megaproyecto de Marcelino no se quiere hacer cargo, en plena crisis económica, ni el Tato y los que parecía que se harían cargo han resultado no ser -pero no ser nada-. ¡Serán antipatriotas!

Hablaban de 65.000 puestos de trabajo, una inversión de 17.000 millones de euros, una superficie de 2.000 hectáreas, 70 hoteles, 232 restaurantes, 500 comercios, parques temáticos, hipódromo, un campo de golf… Sólo faltaba bailar el can-can. Tal era la melodía de la canción, que el Gobierno aragonés se echó en los brazos de ILD. (…) Sin embargo, el exhaustivo trabajo de investigación de El Periódico de Aragón y otras informaciones aparecidas (ver el documental de TV3) han conseguido tirar de un soplido el castillo de naipes montado en torno al Gran Scala. Además de saberse que el capital social de Internacional Leisure Development (ILD) es de tan sólo 50.000 libras (menos de 70.000 euros), también ha salido a la luz el farragoso pasado de los promotores del proyecto. Se ha sabido que los corsos Paul Stephane Allegrini y Christian Colus, socios de referencia de ILD y responsables de la dirección técnica, participaron de la aventura de Goldenpot, un casino online que quebró en 2005, siendo desahuciados de sus lujosas oficinas del World Trade Center de Barcelona y dejando un agujero de 350.000 euros.

Y claro, el gobierno de Aragón, fíjense qué cosas, está a puntito de irse a tomar viento fresco por un quítame ahí ese Casino.

Ahora, hay aspectos del tocomocho este que son la mar de divertidos. Lean

También ha quedado acreditado que los portavoces oficiales de Gran Scala en España, los catalanes Josep Carreras y Jaume Riera, accionistas del proyecto con un 6%, solicitaron al Gobierno de Aragón una ayuda de cinco millones de euros para desarrollar lo que se ha venido en denominar ‘un motor milagroso’, que funciona con todo tipo de combustible y emite la mitad de CO2, un invento que nada tiene que ver con casinos ni tragaperras sino con argumentos más propios de la ciencia ficción

Desde el experimento del gobierno socialista de Murcia (anda que no hace ¿eh?) con los langostinos que se volvieron verdes… no he leído una mejor. Yo me parto.

La tiranía del consenso – D. Negro

Para los decepcionados de ayer, con todo mi cariño. Tal vez esto  les aclare algunos porqués. O no.

LA TIRANÍA DEL CONSENSO

Por Dalmacio Negro Pavón

La historia contemporánea de la manipulación del consenso comenzó con la invención por la revolución francesa de la Nación Política frente al pueblo y la Nación Histórica; del consenso que una sociedad política imponía coactivamente acerca de la naturaleza, los intereses, los sentimientos y la voluntad de la imaginaria Nación Política sacralizada como persona moral, sujeto de la soberanía «popular» en lugar de la soberanía monárquica. Este es el origen moderno de lo que llama Vaclav Havel «una cultura de mentiras». Los principales instrumentos del consenso oligárquico son el miedo, la propaganda, un invénto napoleónico, y la delegación del poder atribuido al pueblo mediante la ficción de la representación. Robert Gellartely subtitula su libro sobre la Alemania nazi «entre la coacción y el consenso». La oligarquía socialdemócrata dominante en Europa, y en España, aprendió mucho de las experiencias totalitarias y es más sutil: en vez de la coacción física coacciona las conciencias con el pacifismo y las condiciona mediante la propaganda.

La fuerza del socialismo siempre se ha debido a la propaganda más que a sus presunciones de cientificidad. Se le puede aplicar sin reservas lo que dice impíamente Carlos Semprún, con alguna exageración al aplicarlo a la izquierda en general: «Si la izquierda dijera la verdad no existiría». Hoy, el socialismo es una ideología de la primera mitad del siglo XIX que ya no significa nada. Agonizante desde hacía tiempo, le asestó un golpe mortal la caída del Muro de Berlín el 11 de noviembre de 1989 y la «globalización» lo está apuntillando. Es una religión de la política, una forma de gnosis, que sólo se sostiene ya como superstición; ha evolucionado teológicamente hacia una suerte de mezcolanza de liberalismo progresista e izquierdismo nihilista y, hacia el laicismo radical, religión del nihilismo como Ersatzreligion, religión sustitutiva.

Sigue leyendo

A Leguina le gusta el PHN

Por eso insta al PSOE a dejar de hacer demagogia barata y a recuperarlo. Lo harán. Al tiempo.

Dicen, por cierto, que Iñaki Gabilondo llamará al PHN Plan de Transfusiones del Estado. Porque no sé si saben que el otro día, en el telenoticias ese que perpetra y que nadie ve, afirmó que lo del trasvase del Ebro a Barcelona es una transfusión. Y se quedó tan ancho y acartonado, el tío. Dicen que la audiencia bajó en 2 personas incapaces de tragarse tal estupidez y tamaña trola. Claro que, siendo cuatro el número de espectadores, la cosa no estuvo mal.