Archivos diarios: abril 25, 2008

A escasos días del aniversario del 2 de mayo

el alcalde de Móstoles se levanta contra Rajoy y el Comité Organizador del Congreso de Valencia 

Simbólico. Muy simbólico. (los de la LOGSE no lo entenderán, claro)

Esteban Parro, alcalde de Móstoles, ha dictado hoy su propio “bando” particular. No se ha mordido la lengua, como ya hiciera anteriormente el alcalde de Alcalá de Henares, se ha liado la manta a la cabeza y le ha dado al aparato del partido al cual pertenece donde más le duele: en la falta de democracia interna, la campaña desatada contra quien jamás dijo que se presentaría (oigan ,que a mí me da igual; ni me va ni me viene nada en esto, y, además, no soy aguirrista, pero Aguirre jamás dijo que se presentaría al Congreso. Si lo llega a decir, tengo para mí, que  algunos hubieran hecho casi realidad el sueño de Maleni y la catenaria) y en la infumable invitación a los liberales y conservadores para que salgan zumbando del PP del “liberalismo social” de Soraya y “basta” (porque, por favor, lo dicho, dicho está. Que no nos tomen por memos).

Via El Semanal Digital:

Parro ha asegurado estar preocupado ante un posible cónclave “a la búlgara” y, en general, por cómo se está organizando. “¿Cómo es posible que Móstoles tenga cuatro compromisarios siendo la segunda ciudad de la Comunidad y que Soria tenga 22? Eso es un agravio terrible cuando Móstoles es la 13ª ciudad de España“, ha señalado el alcalde, al tiempo que ha recordado sobre Mariano Rajoy que “la discusión es si se legitima bien o si queda mal legitimada por el encastillamiento de unos reglamentos totalmente anticuados, obsoletos y perniciosos“.

Parro tampoco ha dejado pasar la oportunidad de poner en su sitio a Rajoy en defensa de Esperanza Aguirre, de la que asegura no entender “cómo se la puede agraviar como se la está agraviando y cómo este partido ha perdido la oportunidad de presentar por primera vez en la Historia a una candidata a la Presidencia del Gobierno”.

“Esperanza ha mostrado una generosidad enorme”, ha asegurado, al haber sido la presidenta madrileña quien ha “puesto los puntos sobre las íes y ha dicho que no podemos resignarnos a que el PSOE nos divida entre buenos y malos y que nosotros les sigamos el juego”. Una posición que le ha valido el que las tortas le hayan “llovido por todas partes”.

Aunque si alguna ha sido especialmente doloroso, fue la del discurso de Elche, un “ataque furibundo” y una “falta de respeto a alguien que ha dado todo el partido y por Rajoy“.

Pues, ojo don Mariano, que cuando los alcaldes de Móstoles dictan bandos… se puede liar la marimorena.

Así están las cosas y así se las cuento.

Anuncios

La necesidad de ideología (II) – Jean François Revel

Antes de colgar la segunda parte de “La necesidad de ideología” que Revel escribió para “El conocimiento inútil”, aquí os dejo un enlace a la web PrimariasPP que firma el concejal y presidente del PP del barrio de Salamanca de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna,  que, como ya sabréis, es el que va a presentar la enmienda de primarias al Congreso “búlgaro” de Valencia. A Soraya, aviso, no le gusta esto de las primarias. O sea, que si eres de los del “liberalismo social”, mejor déjalo.

Continuamos con Revel…

El espíritu científico, a menos que se ejerza sobre él una coacción determinante, como en física o en biología, puede convertirse también en presa de la ideología, sobre todo cuando afecta a la sociobiología, a la sociología, a la antropología, a la historia. No me refiero aquí a la ineluctable relatividad del punto de vista del observador en las ciencias humanas, cuya teoría ha elaborado Raymond Aron, siguiendo a Max Weber, en su Introduction á la philosophie de l’histoire. Esta relatividad, inherente a las mismas condiciones del conocimiento histórico, supone la eliminación de los factores subjetivos de la distorsión de las informaciones. Sin alcanzar una objetividad poco concebible, es decir, la adecuación completa del concepto y del objeto, puede tender, por lo menos, a la imparcialidad. En cambio, es a ésta a la que la ideología pone, a veces, en peligro, cuando la misma naturaleza de una disciplina abre un margen de imprecisión a la observación y sustrae, en la práctica, al observador, al control de la comunidad científica. Claude Lévy-Strauss, por ejemplo, en Lo crudo y lo cocido, denigra con virulencia la Enciclopedia Bororo de los padres salesianos. Impugna sin consideraciones la exactitud, la veracidad misma de las observaciones consignadas en esa enciclopedia, consagrada a la sociedad bororo. Considerando que esos indios de Brasil no han sido estudiados más que por los salesianos y el mismo Lévy-Strauss, nos dejamos vencer por una cierta inquietud al comprobar que estos sabios, aunque poco numerosos, no llegan a ponerse de acuerdo, no ya sobre la interpretación, sino sobre los hechos en bruto de la vida de una tribu aún menos numerosa que ellos, contando apenas más individuos que su propio club de antropólogos preocupados por los indios de Brasil. La furia de Lévy-Strauss viene de que los salesianos no son estructuralistas y de que ciertos hechos que relatan contradicen su interpretación estructuralista. La deformación ideológica -si hay deformación: imposible la decisión por un tercero- es, pues, en este caso, puramente epistemológica. No tiene nada de política. Un sabio se aferra a su encasillado de interpretación y recusa los hechos rebeldes y a los que osan mencionarlos. Ésa es una causa de rechazo de la información bastante frecuente y en cierto modo interior en la misma ciencia. Sin embargo, otras numerosas causas de ese rechazo pueden serle exteriores y referirse a prejuicios morales, religiosos, políticos o culturales sin relación con la investigación. Se recordará la polémica suscitada en torno de la obra de Margaret Mead, cuatro años después de la muerte de la célebre antropóloga norteamericana, acaecida en 1978. En dos obras capitales y que han figurado durante decenios en los textos de base de todo estudiante de antropología, Coming of Age in Samoa (1928) y Sex and Temperament in Three Primitive Societies (1935), Margaret Mead habría embellecido las costumbres de los insulares oceánicos que habían sido objeto de su estudio.[61] Sus costumbres son en realidad mucho menos agradables de como ella nos las ha descrito y la observadora, deliberadamente, omitió anotar rasgos neuróticos, las depresiones, la crueldad represiva, la rapacidad que marca muchos comportamientos en esas sociedades. Alumna de Franz Boas y fiel a su escuela «culturalista», Margaret Mead, en cierto modo ha enlazado con la ideología «de izquierda» de los navegantes-filósofos del siglo XVIII y obrado bajo el embrujo de un prejuicio «tercermundista» (precursor), es decir, idealizado la «identidad cultural» de las sociedades primitivas, para oponerlas a la hipocresía, al egoísmo y a la violencia interesada de las sociedades capitalistas industriales, producidas por el hombre blanco.

Sigue leyendo

Los botones de la ETA siguen gobernando en Mondragón. (actualizado)

La Pesoe de Patxi López, el mismo que insultó a Rajoy en una capilla ardiente, supongo que porque el último asesinado por la banda terrorista era de su partido, presentó una moción… para pedir a los de ANV (o sea, a los botones de la ETA) que dimitieran. Ni eso. Los de Llamazares se negaron a pedir a los botones de ETA que salgan de las instituciones.

¡Qué arrojo la de la izquierda! ¡Qué valentía frente a los asesinos!

Y, sobre todo,

¡Qué dignidad!

Claro, ahora nos explicamos cómo con semejantes luchadores por la libertad y la democracia es posible que Franco ETA campe a sus anchas cuarenta años (¿de vacaciones otra vez? Una tras otra. Lo de la lucha por la libertad y la democracia ¿para cuándo?).   

Actualización

Llamazares se pone flamenco

De cómo Rajoy apuñala a Gallardón, la nueva corriente interna y el “candidato de Rajoy”

Hoy en El Semanal Digital

Vislumbrado el escaso futuro de la propuesta aguirrista, ha entrado en juego este jueves el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, advirtiendo que puede trabajar en el partido sin dejar la Alcaldía. Estas declaraciones se han producido después de que se haya contemplado en los mentideros de la Villa y Corte la posibilidad de que llegue a ser el nuevo secretario general del PP. Extremo que en las últimas horas se han decidido a desmentir de forma categórica a este periódico el entorno próximo a Rajoy

Eso por un lado. Bueno, no es ninguna novedad. Por otro lado, y esto sí es interesante, en el seno del PP se podría estar gestando lo que los socialistas llaman, en el seno del PSOE, una corriente crítica formada por diputados, senadores y cargos del PP que apostaría claramente por una democratización interna y una renovación profunda de cada al 2012.

Por otro lado el “candidato de Rajoy”  al PPC (que es el de toda la vida y que quiere pactar con la nacionalista Nebrera), Alberto Fernández, según El Confidencial, se aprovechó del carajal montado  para presentarse.

Por cierto, ayer comieron Rodrigo Rato y Ángel Acebes. Y ya sabéis que lo que me parece importante lo suelo dejar, como hago con lo que más me gusta cuando como, para el final.