El “rey republicano” acerca de ZP

El Rey ha hecho una excepción al emitir una opinión personal –y favorable– sobre un presidente de Gobierno en activo. En una breve conversación con una periodista de El Mundo que preparaba un reportaje “íntimo” sobre Zapatero, el monarca no escatimó elogios al jefe del Ejecutivo, al que definió como un “hombre muy honesto”, “un ser humano íntegro” y “que no divaga

Me imagino que, por un lado, habrá algún memo sorprendido y, por otro, saldrán los censores habituales -que van de megademócratas- a criticar a los que osan hablar de esto.

Relacionados

Agapito Maestre: “El Rey, con los socialistas”

Anuncios

7 pensamientos en “El “rey republicano” acerca de ZP

  1. ProfesorM

    Muy buenas a todos:

    Al final, la extrema-izquierda tenía razón. El Rey no es más que la continuación de un dictador sin más mérito de nieto de un abuelo un poquitín tonto que pensó que se podía hacer política desde el trono, como en tiempos de los RR.CC..

    Ahora mismo sólo es la guinda de un sistema completamente corrompido hasta el tuétano, con socialistas ágrafos, una derecha sumida en el caos y unos nazionalistas en pleno trabajo de demolición nacional.

    Majestad, si no es parte de la solución, es parte del problema.

    Un saludo a todos

  2. pazzi

    Completamente de acuerdo. Hoy en día el rey es parte del problema.

    Si la gente de derechas se hiciera republicana ¿qué le quedaría a la monarquía? Ciertamente, los republicanos de derechas somos escasos por eso de que la izquierda se ha tratado de apropiar de dicho sistema político. Vergonzoso. ¿Por qué la gente de derechas tenemos que permitirlo?

    Saludos.

  3. Clandestino

    Todos lo sabíamos, pero dando continuidad al descaro caudillista, antiespañol y antidemocrático de ZP y de sus aliados nazis y proterroristas, se destapa, se quita la careta y se identifica, no como parte de un gran problema, sino como un problema en sí mismo, sumado y aliado al problema general, aprovechando su impunidad absoluta en la inexistencia de enemigos a la vista, con una oposición que también se empieza a posicionar en su línea.

    Confirma su condición saliendo del armario del disimulo. Ya nunca podrá ser reconocido como rey de todos los españoles. Nunca podrá recabar el respeto de aquellos a los que insulta, desprecia y humilla con su partidismo. No podrá evitar que legítimamente se le desprecie, como aliado de los que agreden y acosan el derecho ciudadano, perdiendo su inmunidad, ineludiblemente ligada a su neutralidad. Ya no podrá negar ni siquiera disimular, lo que ha demostrado ser, con su actitud partidista, a favor de un Presidente traidor y embustero, que ha premeditado el delito criminal de renunciar al deber de servir a la nación.

    Además de la traición y a la omisión de deberes, se autoinvalida como rey, al tomar partido por los enemigos de España. Automáticamente renuncia a su condición de soberano para ser un colaboracionista del lumpen que ha ocupado el estado.

    Que se vaya.

  4. Pingback: El día en que el Partido Simpático dejó de ser español « Es la libertad de expresión, idiotas

  5. anghara Autor de la entrada

    Bueno, yo es que soy republicana y no me ha sorprendido en absoluto lo que este señor ha hecho. Es más, creo que está en la pomada de todo.

Los comentarios están cerrados.