Archivos diarios: mayo 26, 2008

Nuevo blog en la red

Libertad clandestina, el blog de mi amigo m|ses. Va a ser genial y polémico. Pero fijo.

Ni que decir tiene que no será apto para socialistas.

Anuncios

Ana Obregón: “Quiero que le des una paliza al gilipollas de Jaime Cantizano”

“Se han metido con Álex. Quiero que le des una paliza, pero que no lo haga cualquiera, quiero que busques a los Miami”  (Ana Obregón, según publica Interviú.) 

La víctima de la paliza sería Jaime Cantizano, popular presentador de Antena 3.

La grabación, derivada de la investigación por el asesinato de Salgado, llevó a desgajar el asunto en un segundo caso. Las pesquisas policiales señalaron que todo comenzó por la emisión de unas imágenes en el espacio de Antena 3 en las que el hijo de Ana Obregón “enseñaba el culo” a los periodistas. Agentes de la Benemérita se entrevistaron con Cantizano para ponerle sobre aviso, si bien no desvelaron el origen de la amenaza.

Ana Obregón por su parte, como es lógico, se defiende.

¡Cómo está el patio!

Trillo sobre el escándalo del CNI: “desde la época del GAL no he visto nada tan estremecedor”

Y es que sigue el escándalo -silenciado por algunos medios- del presunto acoso del CNI al magistrado del Constitucional García-Calvo, recientemente fallecido. Intereconomía sigue informando. González Pons y Federico Trillo (PP) han hecho declaraciones sobre este asunto.

“La utilización de fondos del Estado y sobre todo de fondos de los que entran dentro del capítulo de reservados, para desprestigiar a ciudadanos me trae a la memoria épocas que suponía que habían pasado y que esperaba que nunca jamás voliveran a una democracia como es la española”, afirmó González Pons en declaraciones a Onda Cero

Federico Trillo: En cuanto a la exclusiva, que ayer dio La Nación sobre que el abogado que actuó en la denuncia falsa contra García-Calvo es conocido entre los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, el diputado popular, también abogado, ha manifestado su interés en “saber a qué se debe esta relación del abogado con el CNI”.

En inglés

PP: Enmiendas a la ponencia política

Si es que esto al final va a parecer un blog de sólo noticias del PP, pero es que sus dirigentes no paran de dar titulares. Si esta mañana era Gabriel Elorriaga el que sorprendía a algunos con su artículo publicado en “El Mundo” en el que pide el cambio de líder en el PP -o sea, mandar a Rajoy y su alegre muchachada a la 13 Rue del Percebe-, ahora son Alejo Vidal Quadras, Santi Abascal, Carlos Delgado, Luis Fraga, Eugenio Nasarre y Vicente de la Quintana quienes son noticia.

Y es que van a presentar importantes enmiendas a la ponencia política del PP, para tratar de parar el nacionalismo que se está comiendo el país -del PP al PSOE llegando a ERC; de Andalucía a Cataluña pasando por Galicia-.

A leer…

Actualización

Brigate ya se las ha leído y nos da su opinión en su blog. Muy interesante.

No es país para héroes – Teresa Jiménez Becerril – ABC

No es país para héroes
SABÍAMOS ya que España, como dice el título de la película con la que Bardem ha ganado un Oscar, no es país para viejos, sobre todo desde que Zapatero llegó al poder. Lo que no sabíamos es que tampoco lo era para héroes, y María San Gil y José Ortega Lara lo son. Recuerdo cuando José Antonio me llamó a Italia, hará un año, para pedirme si podía ir a Burgos a hablar sobre el terrorismo. Me conmovió su humildad, y su manera de presentarse, ignorando que alguien como él no necesitaba presentación. Mientras él enumeraba a los que participarían, para animarme a unirme a ellos, yo pensé que nada me importaba el tipo de acto, ni quién hablase en él: yo iría al fin del mundo a defender la libertad si quien me lo pedía era José Antonio Ortega Lara. Y allí fui, sin dudarlo, para apoyar a quien ETA tuvo casi dos años en un agujero y consiguió vivir para que los españoles tuviéramos un referente moral. ¿Cómo es posible sobrevivir a un infierno así y seguir luchando por la libertad de los demás, escoltado desde que lo liberaron? Seguramente tiene que ver con los principios, con los valores, con la constancia y, sobre todo, con la fe. Eso fue lo que yo descubrí en Burgos, conversando con un hombre sonriente, de mirada limpia y clara, tranquilo, sin odio, que creía en los jóvenes, a los que hablaba con naturalidad de su experiencia.

En otra ocasión, me llamaron para presentar a María San Gil, que venía a Sevilla para dar una conferencia, cuando la negociación con ETA parecía no tener límite. Recuerdo que yo acababa de llegar a Italia desde España, pero me dije, ¿presentar a María? ¡Eso es un orgullo!, y otra vez de vuelta, a decir públicamente lo que ya le había dicho a ella en privado, que la admiraba, que agradecía su valor, que era para muchos un ejemplo de dignidad y de coraje. Siempre que he abrazado a María he sentido el cálido abrazo de la verdad, y, al escucharla, jamás reconocí palabras aprendidas. Su voz auténtica convencía porque no tenía otra ambición que la de defender la libertad del País Vasco y, en consecuencia, la de España.

Es posible que ni María ni José Antonio sean buenos políticos al uso, pero seguramente son mejores que muchos que creen serlo y que, pese al duro trabajo de partido, no logran traspasar la mente ni el corazón de quienes necesitan creer en alguien. No es carisma lo que distingue a mis dos amigos, sino haberse ganado a pulso el respeto del pueblo. No sólo hay que tener principios, hay que vivirlos y, sobre todo, hay que hacer ver a la gente que los tienes y que están por encima de todo. Y eso es lo que ellos han hecho; no son desplantes, ni desafíos, ni intolerancia, es simplemente tristeza, hastío y desconsuelo al comprobar que la heroicidad no puntúa en esta nueva España invertebrada y moldeable donde, agotada la referencia de las víctimas del terrorismo, son muchos los que no saben a qué bandera agarrarse. La política hace derramar muchas lágrimas, aunque algunos se las secan rápido para poder ver claro cuáles serán sus nuevos horizontes. En cambio, hay quien no logra sanar sus heridas si no es recuperando la confianza perdida, como María o José Antonio. Creo que la gente de a pie que vota al PP, pero que no hace política, está más cerca de estos últimos que de quienes hablan de congresos, de compromisarios, de avales y de base. Son muchos los que ese apoyo lo reservan para quienes creen que más lo merecen. Puede que se equivoquen porque en la España actual no hay lugar para héroes, ya que éstos no ganan elecciones, pero al menos nos devuelven el orgullo y la ilusión que quienes nos gobiernan nos quitan a diario, con la ayuda de los nacionalistas y de los convidados de piedra que se han multiplicado desde que el Partido Popular perdió de nuevo y se ha lanzado justamente a la búsqueda del tiempo perdido.

Así no es posible – Gabriel Elorriaga

Transcribo a continuación el artículo que Gabriel Elorriaga, secretario de comunicación del PP (en funciones, supongo), publica hoy en “El Mundo”. Cómo lo estarán haciendo de bien Rajoy, Soraya y Lasalle que hasta Elorriaga atiza. Y atiza muy duro. Como muestra, un botón:

“Hay proyecto y hay equipos disponibles, lo que ahora se necesita es un liderazgo renovado, sólido e integrador, y eso es algo que, aunque me pese, Mariano Rajoy no está en condiciones de ofrecer”

Vamos allá:
Así no es posible

GABRIEL ELORRIAGA PISARIK

Afirmar algo cuyo contrario es un absurdo es un recurso fácil habitualmente utilizado por los políticos de oficio. «Quiero mejorar el nivel de vida de los españoles» es un ejemplo simple de lo que digo. Nadie en su sano juicio, cualquiera que fuese su ideología o estrategia, podría afirmar que su proyecto busca empeorar el nivel de vida de sus compatriotas. «Debemos bajar los impuestos», por ejemplo, sí constituye un compromiso político diferenciador de los partidos de centro derecha puesto que subirlos ha formado parte consustancial de la ideología socialdemócrata europea durante las últimas décadas.
Cuando quedan menos de cuatro semanas para que se celebre el XVI Congreso Nacional del Partido Popular, proclamar con solemnidad que se quiere un partido unido e integrado, capaz de ganar las próximas elecciones, forma parte del primer grupo de afirmaciones; ningún dirigente, militante o simpatizante podría asumir lo contrario. El debate, por lo tanto, se hace incomprensible cuando gira en torno a lo evidente y constituye una obligación -o al menos así me lo parece- el intentar clarificar de qué estamos discutiendo.

A lo largo de los últimos veinte años somos muchos, millones de personas, los que nos hemos sumado al proyecto político popular como votantes, militantes o dirigentes. Lo hicimos acudiendo a la llamada en 1989 de José María Aznar, que fue capaz de ofrecer un proyecto político atractivo e integrador. Con una orientación inequívoca y un progreso electoral constante, el PP se supo transformar en un partido ganador. Desde entonces, sin saltos ni rupturas, nuestras bases ideológicas han ido madurando. Congreso tras congreso, programa tras programa, se ha ido perfeccionando la articulación de nuestros fundamentos políticos. El respaldo electoral obtenido desde entonces ha hecho del Partido Popular un verdadero partido de gobierno y una referencia internacional para la integración de los partidos de centro derecha.

Sigue leyendo