El Tribunal Supremo y María Emilia Casas

Artículo 441.

La autoridad o funcionario público que, fuera de los casos admitidos en las Leyes o Reglamentos, realizare, por sí o por persona interpuesta, una actividad profesional o de asesoramiento permanente o accidental, bajo la dependencia o al servicio de entidades privadas o de particulares, en asunto en que deba intervenir o haya intervenido por razón de su cargo, o en los que se tramiten, informen o resuelvan en la oficina o centro directivo en que estuviere destinado o del que dependa, incurrirá en las penas de multa de seis a doce meses, y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años.

La prueba aportada por la juez al alto Tribunal -competente para tramitar todos los asuntos que afecten a personas aforadas- consiste en la grabación de una conversación telefónica en la que la presidenta del TC presta asesoramiento a la abogada Dolores Martín sobre cómo presentar un recurso en un asunto de familia. Martín pretendía recuperar la custodia de su hija.
Lo que la presidenta del Constitucional ignoraba es que esta persona, a la que atendió porque se lo pidió una amiga común, estaba siendo investigada por haber encargado el asesinato de su marido (de ahí que el teléfono estuviera intervenido). La Justicia decidió retirar a la abogada Martín la custodia de su hija -al apreciar en ella síntomas de desequilibrio emocional- horas antes de que, el 14 de marzo de 2007, un sicario asesinara a tiros en su propio garaje a su marido, Miguel Ángel Salgado Pimentel. La conversación de esta mujer con Casas tuvo lugar un mes después, el 17 de abril.

Anuncios

Un pensamiento en “El Tribunal Supremo y María Emilia Casas

  1. m|ses

    La seguridad social está en proceso de quiebra. Entramos en recesión, el paro se dispara, la confianza del consumidor se hunde, la inflación no deja de subir. Los ayuntamientos están en crisis, las CCAA entran en déficit, el Estado liquida el superávit, los tribunales están corruptos.

    El barco se hunde. Todos nos vamos a la miseria.

Los comentarios están cerrados.