El vodevil del PP. Ahora Gallardón.

Gallardón, precisamente Gallardón, proclama que el PP no es de derechas. Y Fraga es un negro con camisa azul.

JUASJUASJUASJUASJUASJUAS

El PP se va a al carajo, pero no me negarán que algunos, los de la extrema derecha izquierda, o sea, los socialistas del PP, no están  ofreciendo un vodevil de altura.

Al respecto, leed a Santi Abascal en El Semanal Digital. Abascal sí es de derechas sin complejos y, encima, decente. O sea, lo que vota, al menos un 50% de votantes del PP que ahora se han quedado huérfanos de partido: centroderecha y decencia; justo lo contrario a lo que representan y siempre han representado, por sus actos los conoceréis, los de la extrema derecha izquierda del vodevil. 

Abascal, como es habitual en la gente con principios y convicciones, no se corta y pone al señor Gallardón -y a los gallardonitas y a los que se quieren acercar al centro radical tipo PNV o ERC- a caer de un burro porque lo retrata a la perfección.  

Lo transcribo:

Tras la derrota electoral son plaga las voces dentro de mi partido que apuestan por algún tipo de amabilidad, simpatía, entente, acercamiento o pacto con las fuerzas nacionalistas. Coinciden tales voces con los apologistas del centrismo, los mismos que dan una patada todos los días en los sentimientos nobles de la base social del PP que, -conservadora, liberal, democristiana, nacional y reformista-, se identifica sin complejos ni titubeos en un ámbito más amplio; el centroderecha español.

Prototipo de tal plaga de radicalismo centrista es el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que el domingo decía que el PP “no es de derechas”, y hace escasas semanas pontificaba – con una ocurrencia tan trágica como hilarante- que había “que invitar a los nacionalistas a nuestro proyecto de España porque si no sería un error”.

Lo que es un error es que algunos, con Gallardón en vanguardia, obvien los refrendos de secesión planteados en Cataluña y País Vasco y pretendan buscar el centro político alejándose del mismo mientras llaman desesperados, amables, cariñosos y coquetamente centristas, a los extremistas, ultras, y rupturistas que en el monte antinacional esgrimen la secesión en una mano y el trabuco reaccionario y anti- igualitario en la otra. Tal centrismo es una quimera, además de una cantinela ensordecedora. Pero a algunos no se les cae de la boca, mientras todos los días meten el dedo en el ojo de la base social del PP que cada vez siente su voto menos cautivo ante algunos representantes irresponsables que cada vez les representan menos.

El centro político como posición relativa que evoque la vocación mayoritaria del PP en la sociedad española, y no como ideología. Y el reformismo que pretenda restaurar las fisuras abiertas en el modelo constitucional por el separatismo y el autonomismo exacerbado son no solo aceptables sino deseables.

Pero ni ese centro político está junto a los secesionistas furibundos o camuflados, ni ese reformismo deseable puede ser una etiqueta propagandística sin contenido alguno. Si hay un centro político solo puede estar en el gran acuerdo nacional frente a los extremismos separatistas y demás egoísmos. Y si hay un reformismo verdadero sólo puede estar en la salvación de las instituciones mediante la reforma o restauración constitucional para salvar al Estado nacional español y a los ciudadanos de los nacionalismos depravados y de la ruina de las instituciones políticas, judiciales y constitucionales. Gallardón y sus émulos deberían saberlo. De lo contrario, los españoles se lo harán saber.

Anuncios

3 pensamientos en “El vodevil del PP. Ahora Gallardón.

  1. Fecaji

    Cierto que Abascal habla con claridad, y no seré yo quien diga que no tiene razón sobre lo que dice de Gallardón.

    Pero me resulta curioso que digas que habla sin complejos, cuando dice que el PP, y su base social, son de CENTROderecha.

    Se ha estado poniendo a parir a medio pp por decir que son de centro y tildandoles de acomplejados por no reconocer que son de derechas, y ahora resulta que Abascal es un personaje sin complejos, lo cual no dudo, al decir que son de centro derecha.

    Abascal ha criticado a Gallardón por su “trayectoria”, lo que me parece acertado.
    Por contra otros, la mayoría, lo ha puesto de vuelta y media por las últimas declaraciones, en las que dice que el pp no es de derechas, ni la derecha radical esta en el pp.

    Abascal está diciendo lo mismo, si el pp es de centroderecha no es de derechas, y mucho menos derecha radical. Estoy seguro que de Abascal no se va a decir lo mismo que de Gallardón.
    Una vez más, y van muchas desde las elecciones de Marzo, se va a tener en cuenta quien es el que habla a la hora de tener en cuenta lo que dice.

    Si todos hubiesen criticado a Gallardón de la forma en la que lo ha hecho Abascal no tendría nada que objetar. Pero puesto que se ha hecho en virtud de unas palabras, que en lo básico, coinciden con las de Abascal, lo lógico es que le dedicasen las mismas invectivas a Abascal.

  2. anghara Autor de la entrada

    Pues yo discrepo de tí. Sí creo que el PP es de “centroderecha” si entendemos por derecha la defensa de los valores del PP de, por ejemplo, San Gil y por el centro lo que es, el nihilismo o el “como sea”.
    Y más o menos en una proporción 60-40 a favor del centro.

  3. Fecaji

    Anghara, si esa es tu definición de centroderecha de acuerdo.
    Pero del escrito de Abascal no deduzco que el la defina igual.
    El dice
    “que dan una patada todos los días en los sentimientos nobles de la base social del PP que, -conservadora, liberal, democristiana, nacional y reformista-, se identifica sin complejos ni titubeos en un ámbito más amplio; el centroderecha español.”

    Más bien considero, pero es una simple opinión, que él llama centroderecha a lo que tu, y yo tambien, llamas derecha.
    Con lo que me mantengo en que también peca de complejos, a la hora de la definición, Abascal

Los comentarios están cerrados.