Caso Carmen Martínez Castro: por la boca muere el pez

Impresionante ejercicio de hemeroteca el que se ha marcado Elentir. Vaya pillada, señora Martínez. Si tuviera vergüenza dimitiría. Y si el señor Rajoy tuviera lo que debería, la cesaría. Ni lo uno ni lo otro sucederán. Sigan preguntándose el por qué de las encuestas y luego multipliquen el desastre de resultado por tres. Es lo que les espera.

La bronca entre políticos y periodistas forma parte del guión, incluso se puede interpretar como un saludable ejemplo de tensión democrática. Lo que no es de recibo es intentar cercenar las voces críticas, amenazar directa o indirectamente a un medio de comunicación o utilizar el BOE como arma en esa pugna.” (Martínez Castro, Abc, 22 de noviembre de 2005)

Buenísimo también este post de Prevost acerca del “tirar piedras contra el propio tejado” (frase predilecta de los sectarios cuyo tejado es el de algún partido político)

Anuncios

4 pensamientos en “Caso Carmen Martínez Castro: por la boca muere el pez

  1. Elentir

    Gracias por el enlace, aunque hago constar que el enlace me lo ha pasado mi amigo Álvaro, tal como he puesto en la entrada. Menudo hacha, el artículo viene que ni pintado. 🙂

  2. Óscar H

    La hemeroteca es el arma más peligrosa para cualquier político.

    Es triste ver como el PP le hace el juego sucio al PSOE en lo que se refiere a taparle la boca a periodistas críticos…

  3. Aleon

    Algo pasó en México, es la única explicación que encuentro…
    Alguien le debe haber explicado a Rajoy como funciona el PRI y como en España tiene que funcionar un PRI obediente y ordenadito.
    Aquí no se puede disentir, salvo que sea “siguiendo órdenes”, y el que se haya creído que es libre, le mandan la división Panzer para que le triture los huesos judicialmente.
    Ayer era Jiménez Losantos.
    Hoy es Víctor Gago.
    Mañana seremos los bloggers. (y si no que me expliquen tanto interés del PP por ellos, y tantas ganas de controlarlos).
    Que nadie se atreva a ensuciarles el plato a estos burócratas iluminados que se creen con el derecho divino de determinar nuestras vidas y recortar nuestras libertades.

Los comentarios están cerrados.