Archivos diarios: enero 7, 2009

El caso Carmen Martínez Castro como un hito en la historia de la blogosfera española (actualizado: Reporteros Sin Fronteras)

La campaña de solidaridad con Víctor Gago desatada de manera espontánea por iniciativa de ciudadanos indignados (Elentir, Prevost y Aleon), seguida inmediatamente por decenas de bloggers -entre los cuales modestamente me incluyo-,   marcha viento en popa. 

Gago ha sido invitado a COPE, Intereconomía y LD televisiónReporteros sin fronteras se ha interesado ya por el caso.  Varias organizaciones cívicas andan organizándose para apoyar al periodista. La campaña no va a cesar. Ahora a la prensa escrita (aún más lenta que los medios digitales o la radio). Y luego las prehistóricas y predemocráticas asociaciones de prensa. La revolución está en marcha.

Así pues, igual algún día de estos me pondré trascendental y seria -cosa que no acostumbro a hacer en este blog- y hablaré de lo que me parece un hito en la historia de la blogosfera en España que tal vez, sólo tal vez, pueda ayudar a que los anquilosados partidos políticos y hasta los medios de prensa tradicionales se den cuenta que aquí las cosas han cambiado. Vamos, que están más desfasados que las hombreras.

Después de esto tal vez, sólo tal vez, se dejen de proponer premiar a blogs de amiguetes para convertirlos en apesebrados tipo premios de todo tipo literario. Tal vez, sólo tal vez, a ninguna mente pensante se le ocurra la “magnífica” idea de crear un “premio Ondas blog”.

Tal vez, sólo tal vez, se den cuenta que todo eso es prehistoria. Que esto de la red funciona de otra forma. Y, además, que no es unidireccional, sino bidireccional (e-c@municación). ¡Leñe, que esto ya es web 2.0 y hasta 3.0!

Tal vez, sólo tal vez, algunos se den cuenta que ya no basta con poner un anuncio, soltar lo que sea en una información o columna periodística, aburrir al personal con un mitin, montar espectáculo y vender imagen a costa de bloggers o colocar mensajes entre los del pesebre. Porque ya no cuela. Todos y cada uno de los internautas opinamos, producimos, modificamos…

Tal vez, sólo tal vez, se den cuenta que esto de internet supone una revolución de tal calibre que van a tener que ser ellos los que cambien y se adapten (lo cual no significa, necesariamente, tener que copiar literalmente a otros). Tal vez se den cuenta que eso de abrir perfiles en Facebook, porque a alguien se le ha ocurrido que “está de moda” y que sólo funcionan en periodo electoral es tomar al personal por idiota. Tal vez, sólo tal vez, algunos dejen de avergonzarse de sus votantes y la próxima vez, en vez de avergonzarse y despreciar lo que tenían, lo apoyen.

Tal vez, sólo tal vez, se den cuenta que ahora la opinión de cada ciudadano cuenta. (Nota de anghara: el blogger, gracias a Dios, no es un periodista -y no debe tampoco pretender serlo, en mi humilde opinión-. El bloguero -ejerza la profesión que ejerza- es un ciudadano que ofrece información, que relata sus experiencias, gustos, aficiones;  que cuenta sus preocupaciones, que ofrece su punto de vista sobre la actualidad. Es algo mucho más dinámico, ágil y valioso que eso en que se convierten la mayoría de los ciudadanos que pasan por las facultades de periodismo, sólo equiparable a aquello en que se convierten los que pasan por escuelas de magisterio. Esto no deja de tener su cierta gracia y punto irónico, puesto que en tiempos pasados, cuando el periodismo era de gran calidad, muchos de los que ejercían tal profesión no habían pisado una facultad de “ciencias de la información” en su vida, ni tenían nada que ver con los Urbaneja de turno. Ahora muchos de los grandes bloggers -hablo de USA, claro, que aquí aún no se reconoce lo de los blogs ni en broma- que ofrecen información que a mí me resulta mucho más solvente y creíble que la prensa tradicional, tampoco)   

Tal vez, sólo tal vez, dejen de intentar “controlar” internet,sea a través del habitual retorcimiento de la ley, convertida en legalidad pero no en ley -es injusta-, o a través de premios para montar un concurso de pelotas, porque se den cuenta que hacerlo es como tratar de ponerle puertas al campo. Tal vez, sólo tal vez, bajen a la realidad. Lo dudo. Está en la naturaleza del político (y sus gabinetes) el tratar de controlarlo todo.

 Tal vez, sólo tal vez, algo cambie. Empezando por la jefa de prensa del PP (que será una gran periodista de esas del siglo XX -estamos en el XXI-, como dicen algunos, pero una mala persona y, sobre todo, una persona pasada de moda que no ha tenido en cuenta lo que suponía la red de redes) y terminando por los cibervoluntarios de Pepiño (vaya pandilla de insolventes intelectuales).

Tal vez, sólo tal vez. Aunque a saber. Son cerriles. Y, sobre todo, carcas.

Los unos y los otros.

¡Madre mía, cómo me he enrrollado!

ACTUALIZACIÓN

Reporteros sin Fronteras acaba de emitir una nota publicar una información  acerca del Caso Carmen Martínez Castro. Elentir se acaba de hacer eco de ello.

Atención a los que estáis apoyando la campaña de solidaridad con Gago. La próxima acción prevista es dirigirse a los del pesebre de las predemocráticas asociaciones de prensa que mucho blablabla pero se desentienden de cosas como ésta.

Elentir nos facilita datos:

En consecuencia, os propongo llamar y enviar cartas e emails a la Asociación de la Prensa de Madrid y a la Federación Española de Asociaciones de Periodistas, para animar a sus responsables a que brinden apoyo a Víctor Gago:

Asociación de la Prensa de Madrid
Dirección postal: Juan Bravo 6 – 28006 Madrid
Email: apm@apmadrid.es Formulario de contacto
Teléfonos: 91 585 00 10 – 91 585 00 50

Federación Española de Asociaciones de Periodistas
Dirección postal: Juan Bravo 6 – 28006 Madrid
Email: fape@fape.esFormulario de contacto
Teléfonos: 91 585 00 38 – 91 585 00 35

ACTUALIZACIÓN

Reporteros sin Fronteras no ha  “emitido una nota” sino “una información en un boletín para periodistas”. Matiz que ellos consideran importante y que a mí me parece perfecto rectificar. Faltaría más.

En defensa de Carmen Chacón: no es provocación

No es que quisiera provocar. Es que son aldeanos y, además, se creen el colmo de lo moderno y transgresor siendo maleducados -cualquier día de estos sale alguno eructando en plena recepción a algún mandatario extranjero y luego partiéndose de la risa- . Desprecian cualquier norma de urbanidad y buenas maneras. Creen que ser educado y respetar el protocolo es de “fachas”.

Al fin y al cabo Carmen es la “niña de Felipe” en versión rumba catalana (all my loving lailolailolaaaa). El resultado de una mezcla entre la corrupta beautiful, Pepiño venido a más, antifranquismo de salón, complejo de Peter Pan y un toque sombrío de Adolfo Domínguez.

Eso sí, Carmen, entre nosotras, envía de inmediato a tu maquilladora al a cola del INEM. Qué miedo. Y si eso también al de prensa que ignora que ponerse esmóquin antes de las ocho de la tarde puede quedar bien en alguna cabalgata de payasos del día de Reyes de Gallardón, pero que entre gente con educación es una barbaridad. Lailolailola.

Todo eran especulaciones, hasta que Defensa decidió dar una explicación sobre la polémica indumentaria de la ministra. Según un portavoz del Ministerio, el traje negro «se ajustaba perfectamente a la etiqueta requerida», ya que se trataba de «un esmoquin» que, según Defensa, es el equivalente al vestido largo en señoras.