Michavila le consiguió un palacete a la SGAE en Boadilla

Michavila, el del Pacto por la Justicia o enterremos definitivamente a Montesquieu y eterno enemigo de Bermejo. He aquí el nombre que más está sonando en cenáculos madrileños. Al abogado del Estado y diputado nacional lo habrían pillado con el carrito de los helados.

La penúltima es su generosa ayuda a la por todos los españoles amada y respetada SGAE para que ésta se hiciera con un palacete en Boadilla (y mientras su partido con el “no al canon”. Estas son las cosas que hacen que nadie se crea al PP).

El Juzgado de lo contencioso-administrativo número 1 de Madrid investiga esta concesión como una de tantas operaciones “sospechosas” que llevó a cabo Panero. El Ayuntamiento explicó que convocó un concurso público, pero reconoce también que sólo hubo una sociedad que optó por su gestión: la SGAE. La transmisión se hizo a coste cero, aunque la entidad de los autores se comprometió a invertir un mínimo de 30 millones de euros en su rehabilitación.

Por no hablar de los 6 millones de euros de “honorarios” por intermediar en la Ciudad Sanitaria de la Mutua Madrileña que también tenía que haberse erigido en Boadilla del Monte.

Michavila pidió seis millones de euros a la Mutua Madrileña como mediador entre la aseguradora y la consultora Global Health (su cliente) para construir una megaciudad sanitaria en la localidad, según El Mundo, que cita fuentes de la Mutua.(…)
Pero los nexos de los socios de Eius Abogados con la trama Gürtel no acaban ahí. El director del bufete y antiguo subordinado de Michavila en Justicia, Alberto Dorrego –fue director general para la Modernización de la Administración de Justicia-, también colabora en los negocios de otro de los imputados, el tycoon castellano de los medios y los ladrillos José Luis Ulibarri, a su vez beneficiado por Panero con la adjudicación de la construcción de 139 viviendas en Boadilla

¿Venganza a título póstumo del Franco-tirador?

Anuncios