El Rey se queda sin los molinos de viento

Feijóo no está dispuesto. Hace bien.

“Algo huele a podrido en la Xunta de Galicia”, dijo en su día Mariano Rajoy. Ahora, Alberto Núñez Feijóo, próximo presidente gallego, ejercerá como cirujano y extirpará el cáncer en el mayor concurso eólico de la historia de la región. Eso después de que el Ejecutivo gallego, de la mano del BNG, adjudicara en un procedimiento pleno de anomalías y críticas 2.290 megavatios de potencia, el doble de toda la capacidad instalada.

El Rey es Jacinto Rey, claro, el amigo de Quintana que lo sacaba a pasear en su enorme yate con la aún más enorme bandera de España.

Anuncios