Carta de Antonio Robles (C´s) de marzo

Que luego no digan que aquí no se cuenta todo…

EL SENTIDO HISTÓRICO DE CIUDADANOS

Vayan estas letras para llamar la atención sobre la deriva suicida que ha tomado Ciudadanos y sacudir las conciencias necesarias capaces de pararse un instante a reflexionar sobre lo que nos pasa. No es una crítica más, es una demanda imperiosa de corregir el rumbo.

Empecinados en la intendencia de cada día, la dirección de nuestro partido, ha perdido definitivamente el “sentido histórico de Ciudadanos” y niega en la práctica su razón de ser y de las causas que propiciaron y necesitaron su nacimiento.

La decisión de coaligarse para las europeas con partidos regionalistas engendrados a imagen y semejanza de los partidos nacionalistas y con partidos municipalistas sin más sentido de Estado que las agujas del campanario de su pueblo, no es únicamente un error, es la voladura sin miramientos de la doctrina de Ciudadanos. Ni siquiera nuestros mayores enemigos podrían haber planificado mejor su destrucción.

De momento, según comunicado oficial, se ha decidido mediante pacto ir coaligados para las Elecciones Europeas con tres partidos de estas características: Unión del Pueblo Salmantino (UPS); Unión Centrista Liberal (UCL) y Partido Social Demócrata (PSD); Veamos sus carné de identidad:

UNIÓN DEL PUEBLO SALMANTINO (UPS) descubre la sopa de ajo entre reivindicaciones identitarias y proclamas de gorra calá. Nada se puede alejar tanto del concepto de Ciudadanos, como la conclusión de su ideario: “El fundamento de UNIÓN DEL PUEBLO SALMANTINO, es defender lo nuestro y a los nuestros y que las próximas generaciones salmantinas, hereden una tierra mejor y con más posibilidades”. Identidades colectivas frente a derechos individuales, territorio frente a ciudadanía. Y si no fuera suficiente tanta humillación, su página Web nos informa que en marzo del 2006, UPS se coaligó con el partido regionalista UNIÓN DEL PUEBLO LEONÉS (UPL). Ese que propugna la separación de Castilla y deja por las tapias lo de “León sólo” y “Puta Castilla” ¿No os suena a la “puta España” de nuestros nacionalsocialistas? Y como no hay nacionalismo que se precie sin lengua propia, éste también reivindica la suya. Propugna la enseñanza en las escuelas de una jerga que llaman lengua lionesa y que no es más que una recopilación de arcaísmos, vulgarismos y localismos del castellano. Preconizan una identidad propia como los más rancios nacionalismos, inventándose una nación leonesa. Una más.

UNIÓN CENTRISTA LIBERAL (UCL): Partido municipalista fundado por Cristina Gomis, afiliada del PP de Elda, del que se escindió para crear este partido en 2007 con el objetivo de presentarse a las municipales de Elda (Alicante). Obtuvo un concejal, el de la fundadora, y 1.000 votos. La actividad de su página lo dice todo.

(No confundir con UNIÓN CENTRISTA LIBERAL-PARTIDO NACIONALISTA DE CASTILLA-LEÓN (UCL-PANCAL).
http://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Auton%C3%B3mico_Nacionalista_de_Castilla_y_Le%C3%B3n
que nació de la esencia misma del nacionalismo catalán. El “¡Visca la terra!” de aquí, allí se convierte en “¡Si amas tu tierra, defiéndela!” Y la misma cantinela victimista de la derrota del 11 de septiembre de 1714 de aquí, ellos la ponen en 1521 con la derrota de los Comuneros allí: “poner fin al ostracismo, postergación y discriminación que el centralismo del Estado ha sometido a Castilla desde 1521 hasta la actualidad.”
Su existencia histórica desde 1977 es una cadena de sin sentidos y fracasos, incluso han sido capaces de ir en la denominada “Coalición Nacionalista” a las elecciones europeas de 1989 con el PNV, Agrupaciones Independientes de Canarias y Coalición Gallega.)

Finalmente, PARTIDO SOCIAL DEMÓCRATA (PSD), un partido que desde su creación está envuelto en acusaciones mediáticas de escándalos por ayudas económicas y transfugismo político.

La esencia de estas tres compañías es el municipalismo**. No nos lo dejan fácil para apartarnos de ese fantasma municipalista del ladrillo. Y No parece ser la mejor tarjeta de visita para difundir nuestras ideas y extender nuestro partido a toda España.
¿Vosotros creéis que Albert Boadella podría representarnos con este patio de butacas? Reparemos en el disparate.

En los manifiestos propiciados por los intelectuales en los que se fundamenta la necesidad y doctrina de Ciudadanos, así como en el recorrido histórico que fue sedimentando durante años tal filosofía, aparece como idea persistente y fundamento ideológico la preeminencia del Ciudadano sobre los territorios.

Dice así en su punto primero: “Ciudadanía: Los territorios carecen de derechos. Sólo tienen derechos las personas. Los sentimientos de identidad, como los sentimientos religiosos o la orientación sexual, son dignos de respeto, pero rechazamos que se pretenda imponer proyectos políticos basados en ellos (…) El nuevo partido basará, por tanto, su discurso en el concepto de ciudadanía y denunciará el carácter antidemocrático de las ideologías identitarias”. (Ciutadans, segundo manifiesto. Barcelona, 1 de marzo de 2006).

Se podría haber errado en múltiples cuestiones, pero nunca sepultar de manera tal rotunda y grotesca los afanes y principios de una ideología tan hermosa como Ciudadanos.

Este ha sido el mayor disparate, aunque no el único, de un rosario de decisiones y maneras que me han llevado a disentir junto a otros muchos militantes del rumbo tomado por Ciudadanos.

A la luz de esta decisión, resulta grotesco que nuestra determinación para fusionarnos con UPyD por su carácter nítido en la defensa de la España constitucional, haya sido sistemáticamente combatida por quienes ahora nos atan a partidos nacionalistas.

CONTEXTO HISTÓRICO DE CIUDADANOS.

A menudo, la premura de lo inmediato nos ciega la necesidad de lo imprescindible y fundamental, incluso nos difumina la razón de ser de los afanes por los que iniciamos una lucha.

Estamos ante un tiempo histórico decisivo y posiblemente irreversible para el porvenir de una nación de ciudadanos libres e iguales. No sólo Cataluña, toda España espera inquieta la decisión del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña***. El principio de la erosión de esa España libre y común está ya contemplado en el Estatuto de Cataluña y desde él se está legislando ya la destrucción de la igualdad de todos los españoles entre la ley. Cada una de las leyes que el Parlamento de Cataluña aprueba cada día amparado en el Estatuto recurrido ante el T.C. es una afrenta a la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. “Ciudadanos” nos ha permitido seguir desde dentro ese infame proceso y desde dentro cada día comprobamos la necesidad imprescindible de que el T.C. restituya el Estatuto de Cataluña al espacio constitucional del que nunca debiera haber salido. Que nadie se engañe, el régimen lingüístico que se está imponiendo en la actual ponencia del proceso legislativo de la LEC, es el último acto y definitivo para convertir a los ciudadanos castellano hablantes en ciudadanos de segunda, y en el inicio sin retorno de un proceso pedagógico generalizado y legislativamente legitimado para educar en los valores narcisistas y excluyentes de la nación catalana, a las actuales y futuras generaciones de estudiantes. El sueño de todos los totalitarismos tantas veces fracasado en la historia, al alcance de una generación de gobernantes democráticos que deberían ser desenmascarados ¡ya!, ¡ahora!, ¡inmediatamente! Se acabó el tiempo. Todo puede ser irreversible mañana.

Toda una nación de Ciudadanos libres e iguales pendientes de 12 magistrados del Tribunal Constitucional. Si este Tribunal de Tribunales legitima el actual Estatuto de Cataluña, la casi totalidad de los argumentos legales y éticos que hemos venido defendiendo para denunciar el abuso nacionalista, dejarán de ser razones jurídicas para convertirse en lamentos patéticos. Tener sentido del alcance de esa dimensión dramática para la España Constitucional en la que creemos tantos, es imprescindible para calibrar el alcance de nuestras decisiones en la política de alianzas con otros partidos y para reparar en los fines por los que nacimos.

Es preciso recordar que no nacimos para hipotecar nuestras vidas a un partido, menos aún a dilapidar sus principios en nombre de su supervivencia o en el de los intereses particulares de quienes lo dirigen. Muy al contrario, nacimos para denunciar la instalación del feudalismo en la política española, nacimos para ayudar a devolver a todos los ciudadanos de España su derecho a ser tratados con iguales derechos y obligaciones vivieran donde vivieran; y para ello, estábamos dispuestos a entregar nuestro apoyo a los partidos mayoritarios a cambio de nada si se comprometían a defender los grandes problemas de Estado. Pues bien, ¿cómo podemos anteponer a la primera de cambio, las rivalidades personales de partido, a la ocasión evidente de sumar esfuerzos con aquellos que defienden sin fisuras nuestros propios principios y entregarnos a formaciones políticas que los niegan? Lo primero es falta de grandeza, lo segundo es una traición. A lo primero tenéis derecho, a lo segundo, no. Pero si a lo primero tenéis derecho, derecho tenemos los demás a oponernos. Y si para oponeros a lo primero habéis optado por el enfrentamiento legítimo con quienes consideráis rival olvidando quiénes son de verdad nuestros rivales, otros estaremos para recordaros que ante la ausencia de acuerdo con nuestros iguales, es preferible crear espacios de empatía con ellos antes que cavar trincheras imposibles de salvar mañana. Porque lo esencial es reparar en la debilidad de nuestras propuestas frente a un tiempo histórico que nadie en España, salvo nosotros y UPyD está dispuesto a denunciar y corregir***.

Tenemos razones para estar molestos y desorientados. Soy consciente de lo difícil que puede ser para algunos morderse el orgullo y sacrificar la propia posición para lograr un bien mayor. Pero es el bien mayor el que nos trajo hasta aquí, no las pequeñas propiedades personales que algunos hemos adquirido en el proceso de lucha que nos unió a todos en Ciudadanos. La lección del Rey Salomón ante dos madres que reivindican un mismo hijo, (aunque en nuestro caso son las dos igualmente legítimas), nos puede orientar en este laberinto de orgullos y falsos enemigos. Muchos preferimos compartir la paternidad, incluso si es preciso, cederla, a que los nacionalistas la partan por la mitad.

Es inútil intentar impedirnos hacer legítima oposición a la posición oficial. Esto es un partido político no una iglesia

Acabo de recibir un comunicado firmado por el Comité Ejecutivo en el que se me recrimina haber escrito y publicado en Libertad Digital poco antes de las elecciones autonómicas gallegas de marzo de 2009, el artículo “Galicia, un campo de amapolas”, donde pido el voto para UPyD por las mismas razones que pedimos el voto para Ciudadanos el 1 de noviembre de 2006. “Por este motivo –me solicitan- “en lo sucesivo, te abstengas de pronunciarte públicamente al margen de las decisiones democráticamente adoptadas por los órganos competentes, evitando así interferencias en la línea estratégica del Partido”.

Ocioso es insistir en la necedad de la prohibición. Podrán prohibirme firmar o representar al partido, pero jamás impedir que piense y exprese mis ideas, incluso que las enfrente a otras igualmente legítimas dentro de la lucha en el partido por mejor representar lo que creemos.

Quienes creemos en nuestras convicciones podemos errar en la persistencia de su defensa si tales convicciones son erróneas, pero no confundiremos a nuestros votantes. Y una de las razones por las que nació Ciudadanos fue esa, la de la honestidad y claridad de nuestras posiciones. Por eso, ahora más que nunca, defenderé el sentido de Estado que han desdibujado los partidos regionalistas y nacionalistas con el concurso mercantil de los dos grandes partidos nacionales, PSOE y PP. Y me opondré al cálculo de medio pelo de alianzas capaces de acabar con nuestra alma. Porque no olvidéis que podremos tener más o menos aceptación, pero sin el alma que nos unió contra el nacionalismo, no somos nada.

Considero tan grave esta deriva municipalista y regionalista, que pido formalmente a nuestros dirigentes el adelanto de la Asamblea General a Julio, inmediatamente después de las Elecciones Europeas.


Seremos un partido joven, pero eso no puede disculpar eternamente las responsabilidades de sus dirigentes.

Antonio Robles
Diputado del Parlamento de Cataluña por C’s y miembro de su Consejo General.
Barcelona, a 24 de marzo de 2009

 

 

** Ojalá la esencia de esas tres compañías fuera el municipalismo -lean a Maura-, que es antiestatista y representa la verdadera tradición liberal española. Lo malo es que esos partiditos lo que son es partiditos de peña que aspira a vivir toda su vida de la teta del Estado y del pesebre. O sea, parásitos. Tipo el payaso de Cantabria.

*** Pues está UPyD como para tirar cohetes, como bien saben los que siguen esta bitácora…

8 pensamientos en “Carta de Antonio Robles (C´s) de marzo

  1. Esveritate

    Buen post y estoy de acuerdo con tu afirmación:

    “Lo malo es que esos partiditos lo que son es partiditos de peña que aspira a vivir toda su vida de la teta del Estado y del pesebre. O sea, parásitos”.

    Es a lo que vienen y muy en especial UPyD que ya está lleno de miseria, corruptelas y fascismo.

    Saludos

  2. Minneconjou

    Como ex de Ciudadanos, de esos que (ajjjjj) siempre critican, quiero hacer constar en acta que el formante de la cosa, el tal Robles, aparte de tener una trayectoria respetable, fue cómplice de las cacicadas de Rivera. Cómplice de unas y autor de otras.

    Ahora se pone virginal. Y eso no se si da mas risa, pena o asco.

    Yo creo en la capacidad de regenerarse de las personas. Pero eso de presentarse como virgen después de trabajar en un burdel, no.

    Robles recibe lo que repartió. Por lo que a mi respecta, sólo me queda desearle que usen preservativo. Y si es de papel de lija, mejor.

  3. Susie

    Qué pena que estos dos partidos UPyD y Ciudadanos, que representaban una esperanza para muchos en este solar patrio de politicastros, estén en este proceso de descomposición. Lo lamento de veras, aunque al primero no pensé votarle nunca y al segundo… tampoco.

  4. Pingback: Albert Rivera gana la batalla interna de C´s « Es la libertad de expresión, idiotas

  5. lUIS

    SOIS UNOS EMBUSTERO TODO ESTO QUE DECIS ES MENTIRA,ESTAIS EN POLITICA POR VUESTROS INTERESES HACIENDO POLITICA DE DERECHAS.LO QUE NO PUDISTEIS HACER EN EL PP LO QUEREIS HACER EN UPS,Y TODO LA COALICION REGIONALISTA DE DERECHAS COMO SON TERRATENIENTES Y GANADEROS

  6. Marcos

    Luis, permítame por favor algunas aclaraciones:

    – Pocos de los que estamos aquí tenemos cargo político

    – La derecha no son solo terratenientes y ganaderos, no sé de dónde saca usted esa idea.

    – Ni todos los de derechas somos regionalistas, ni todos los regionalistas son de derechas.

    – ¿Cuáles son los embustes? ¿Tendría la amabilidad de especificar, por favor?

  7. anghara Autor de la entrada

    D. Luis, por favor, no grite que no somos sordos. Mantenga la netiqueta, por fa plis.

    Verá, yo no sé quién dice usted que está en política, pero a mí no me mire.

    Eso sí, si pudiera evitar los prejuicios (terratenientes de derechas, obreros de la guay izquierda) y señalar las mentiras, igual podríamos conversar.

  8. Susie

    Robles:”marzo del 2006, UPS se coaligó con el partido regionalista UNIÓN DEL PUEBLO LEONÉS (UPL). Ese que propugna la separación de Castilla y deja por las tapias lo de “León sólo” y “Puta Castilla” ¿No os suena a la “puta España”

    Yo soy una pardilla, me lo reconozco y os evito el trabajo de decírmelo -aunque lo podeis repetir si quereis-.

    Pero resulta que aquí, la opresora “Castella” es el “dimoni”, para la izquierda separatista o no. Mientras que los opresores son los catalanes, para cierta parte de la derecha.

    En Andalucía quieren ser nación e independientes; en vascongadas y cataluña, ya se sabe; Navarra siempre ha sido otra cosa; León no quiere ser Castilla y Castilla también se queja ¿de qué? Hoy es el día y seguro que se manifestarán por la independencia en Villalar.

    Para todos Castilla es la opresora; para Castilla ¿quién lo es?

    Y a todo esto ¿quienes son los españoles?

    ¡Qué país éste, qué tierra atormentada por sus propios hijos!

    No tengo emoticonos pero imaginaos aquí uno que llora.

Los comentarios están cerrados.