Increíble

La píldora abortiva en las farmacias sin receta. Pero para conseguir un Clamoxyl (amoxilicina; antibiótico de amplio espectro) sin receta médica, medicamento con muchos menos efectos secundarios adversos que la “píldora del día después”, hay que ir al mercado negro.

Impresionante. Sinceramente, creo que este país se arreglaría si se invirtiera en psiquiatras lo que se invierte en estupideces.

¡¡¡¡¡¡Socialismo… y muerte!!!!!!!

Comenta AQUÍ