Hijos de mala madre…

Ni las cabañas son sus casas, ni usan collares de colores, ni visten con taparrabos.

“El programa de Cuatro ‘Perdidos en la tribu’ es un teatro denigrante para una de las etnias más antiguas del planeta”

. Las organizaciones que trabajan en Namibia califican así a un ‘reality show’ al que acusan, además, de explotar a los bosquimanos (o san) que participan y de engañar a los espectadores. Los antropólogos también afirman que se da informacion falsa **sobre las costumbres de los himba, la otra tribu africana del programa.

‘Perdidos en la Tribu’, el mayor éxito de la temporada (2,4 millones de espectadores el pasado domingo) en esta cadena se vende como un ‘docu-reality’ en el que tres familias españolas abandonan su vida civilizada para “convivir con tres tribus primitivas”, enfrentándose a “peligrosos animales, a sangrientos ritos ancestrales y a la climatología más hostil de la selva o el desierto”.

Pero la realidad es bien distinta. La realidad es que los bosquimanos, incluidos los niños, fueron sacados de sus casas en Donkerbos-Sonneblom, un territorio en el interior del desierto del Kalahari, para instalarse en unas cabañas que no eran las suyas, lejos de sus tierras de cultivo y los colegios de los pequeños durante un mes.

Y les pagaron 175 euros a los adultos y 67 a los niños. Así lo denuncia Silvia Sala, una española cooperante de la Fundación CEAR que ha visto cómo su trabajo de ayuda al desarrollo de tres años peligraba con la llegada del llamado ‘docu-reality’.

**Lo de que PRISA de información falsa supongo que es un chiste macabro.

Acuérdate de la familia de los progres de la Cuatro AQUÍ