Archivo de la categoría: frikis

“La derecha, no sólo la española, en principio es antidemocrática porque es liberal “.

Y luego nos extrañamos de cómo salen los chavales de colegios, institutos y universidades.

Este tío es catedrático. Lean -en Público; dónde si no- y rían (por no llorar, claro)

Hay que tener en cuentas que la clase media española es la más inculta de Europa, porque no ha tenido escuelas dignas y ha padecido el monopolio de la Iglesia en la enseñanza

Por eso, después de 30 años de educación socialista el analfabetismo funcional está batiendo récords. Ah, la mayoría de la clase media es ahora, aunque este señor no quiera enterarse, la nacida allá por 1969. El baby boom. Clase media que, como pueden ustedes comprender, tiene cosas mucho mejores que hacer que andar añorando, como este catedrático, a Franco, al cual no conocieron. ¿Dónde estaba, por cierto, este señor cuando el franquismo? Del nivel del periodista, que identifica liberalismo con PP, mejor casi ni hablar. Pregunta: ¿qué es una escuela “digna”? ¿La que se basa en el mérito, el esfuerzo y la excelencia o la que adoctrina a los críos en el socialismo de las tres erres (real, rancio y reaccionario)?

Yo parto de la base de que la derecha, por definición, es apolítica,

Si es apolítica no es derecha. Ni izquierda. Es apolítica. Usted es que como querrá politizarlo todo…

Por tanto, la reacción del pueblo es luchar por

imponer

un Estado, un conjunto de leyes que regulen y hagan posible la justicia social.

Dejando de lado el lenguaje reaccionario (luchar)… o sea, que hay que IMPONER un Estado por narices. Estos demócratas de la extrema izquierda siempre igual. Y al que no le guste, que lo fusilen. Pedazo de talante.

(…)

Comenta y léelo entero AQUI

Ana Pastor primero se retrata y luego miente.

Ya es tan de centro que vota junto a los eco-comunistas convertir el Congreso de los Diputados en un circo en el cual se debata cualquier memez.

Ana Pastor y Celia Villalobos (la calditos) posibilitaron ayer que el Congreso tenga que debatir si reprobar a Benedicto XVI (nada menos)

Ana Pastor y Celia Villalobos (la calditos) posibilitaron ayer que el Congreso debate reprobar a Benedicto XVI

Ana Pastor se ha intentado justificar, acusando a dos de sus compañeros, que votaron en contra de debatir la reproción, de incumplir la ley.

Esteban González Pons también lo “explica” en Facebook:

Explicación de Ana Pastor: “Como vicepresidenta Segunda del Congreso de los Diputados, tengo obligación de admitir a trámite las proposiciones de los grupos representados en la Cámara, con independencia de si son del PP o no. Por tanto, no he votado en contra del Papa. Simplemente, admití a trámite la propuesta del Grupo que lo ha hecho”. Yo os aseguro que es como ella dice.

Pues no, monina, no tienes obligación de admitir todo a trámite. Estás mintiendo.

Y además es que no admitir todo no es censura, como dicen otros. Es sentido común. Es más, si mañana un grupo (esto es política ficción porque tan valiente grupo no existe en el Congreso) presentase a debate una iniciativa para debatir “El socialismo es criminal y quienes lo defienden cómplices de sus crímenes” seguro, seguro, que tú y Celia votabáis en contra. Además es que es normal votar en contra en más de una ocasión a propuestas de estas. Para eso está la votación: para filtrar.

Así que la demagogia la dejas para los tontos.

Actualización

Impresionante trabajo de hemeroteca de Elentir. El PP ha rechazado llevar al pleno varias propuestas de otros grupos (reprobación del Defensor del Pueblo en 2006, reprobación de Aznar en 2002.

Ana Pastor, que se está pegando un tour por los medios mintiendo, -a los de COPE ya les ha comido la oreja contándoles que son maldades de Fernández Díaz; las tonterías que está diciendo en “La Mañana” Pedro J. son de medalla de oro- a la calle. Por mentirosa.

Por cierto, toda esta tropa no ha acordado jamás someter a debate reprobar las amenazas nazis de Ahmadineyah o la ley afgana que permite legalmente (y por eso legalidad no es sinónimo de legitimidad; a ver si algunos se enteran que no es lo mismo ley que despojo legal; lean a Bastiat que está gratis en Internet) violar mujeres.

Relacionados

El reglamento del Congreso.

Actualización

Por favor, leed a Luis del Pino. Ana Pastor, a la calle por mentirosa.

¡Un nudista en el Pepé! ¡Qué escándalo, Virgen María Purísima!

Los escandalizados, los moralistas de El Plural, el tebeo de humor que edita Enric Daspena. Así redactan su “noticia”:

Pedro Arias, el número dos del PP por A Coruña que aseguró que Miguel Sebastián sufría un estado de “subnormalidad mental” por proponer la compra de productos españoles para hacer frente a la recesión, y propuso el despido libre y un ERE en la Xunta, fue nudista en su juventud

Visto lo visto no es sólo Sebastián quien sufre de “subnormalidad mental”.

Actualización

En Periodista Digital se parten la caja.

El País: rigor y solvencia intelectuales.

Hace escasos días, en la sección de “Kultura” (con cé no lo merece) de “El País”:

Hitler quemaba libros, pero también los leía. Que hiciera ambas cosas -además de desatar la II Guerra Mundial y ordenar el exterminio de los judíos- lo convierte en un lector muy especial. Su relación con los libros, incluso con los que no quemaba, no era amable. Hitler, incapaz de relaciones profundas y sinceras de amor o amistad -hasta las que sentía por Eva Braun y por su perra alsaciana Blondie eran afectos envenenados, y valga la palabra-, tampoco iba a tener ese cariño por los libros, que es el sello de los bibliófilos decentes.

Igual que hacía con los países, las instituciones y las personas, Hitler depredaba los libros. Ésa era su forma de leerlos: como invadir Polonia. Él mismo explicó su método de lectura abusivo y oportunista en Mein Kampf. “Leer no es un fin en sí mismo, sino un medio para un fin”. Se trataba, dijo, de rellenar un mosaico previamente dibujado con las “piedrecitas” que le proporcionaban los libros.

Sigue (y sigue igual)…

Hitler no leía… invadía. Y encima era antipático con los libros. Pero oigan, borde, borde, borde. Y así todo el artículo. Bueno, cuando Jacinto Antón (así se llama el que ha juntado letras para confeccionar la cosa esta) descubre que Hitler leía obras antisemitas (“en cambio, se pirraba por el subgénero antisemita (lo que no nos sorprende), “)… supongo que pensaría que después de ésta se había ganado un Ondas.

Tenía debilidad, quizá su único rasgo sincero como lector aparte del gusto por los relatos del explorador Sven Hedin, por las novelas del Oeste de Karl May. Pero incluso éstas las utilizaba para dar la brasa a sus generales

Está clarísimo: Alemania perdió la guerra, no por la intervención de USA, la resistencia de Gran Bretaña o la batalla rusa, sino porque Hitler le pegó el rollo a sus generales. O se los desayunó a la parrilla. A saber. Juasjuajuasjuasjuas.

El autor, que se ha sumergido físicamente en libros leídos y hasta subrayados y anotados por el propio Hitler –una experiencia inquietante: en uno encontró incluso un pelo de bigote-, explica que éste leía vorazmente, a veces un libro por noche (a Eva Braun le caían broncas cuando interrumpía, aunque fuera en déshabillé; por cierto, parece que había poca pornografía en la biblioteca de Hitler, aunque se menciona un libro sobre el teatro español “con dibujos y fotografías obscenos”).

Camarero… ¡hay un pelo en mi sopa! ¡Y está desnudo!
Juasjuasjuasjuas. ¡Qué nivelazo que tienen en “El País”!

Hemeroteca: lo que dijo Rajoy sobre el posado de las ministras de ZP (actualizado)

Esto es lo que Mariano Rajoy declaraba hace unos años cuando las ministras de ZP posaban en La Moncloa para el Vogue. Supongo que ahora afirmará algo similar.

Rajoy afirma que el reportaje de “Vogue” es impropio de personas decentes

Audio

Rajoy dice que mientras el petróleo sube ‘las ministras hacen el ridículo’

Califica el posado de La Moncloa de «lamentable, impropio y poco serio» – Denuncia que «el propio presidente del Gobierno estaba allí haciendo gracietas» – Subraya que si este reportaje «lo hubieran hecho las ministras del PP, ahora estaríamos excomulgados y fuera de España» (…)

El jefe de la oposición recordó que las ministras tienen unas obligaciones que «probablemente no tenga un particular», y que una de ellas es «no hacer el ridículo».

Relacionados

Yo misma

Actualización

Rajoy, donde dije digo digo Diego (o más de la doble moral del Partido Payudar)