UGT es fascista y no lo sabe

trivagosUGT, ese sindicato vertical del régimen, heredero directo del sindicalismo franquista, esa organización que cada vez un mayor número de españoles perciben como antigua y reaccionaria, está que se sale del mapa. Empeñada, día sí, día también, en que cualquiera que viva en el siglo XXI y no añorando volver a las cavernas lo desprecie.

Lo mismo esta penúltima barbaridad tenga por causa de alguna intoxicación por bogavante o similar. Y es que los de UGT, en lugar de explicarnos  cosas  como ésta , ésta, ésta o ésta, se dedican a amenazar con impedir la entrada física a las personas cuyas ideas no son de su agrado a RTVE, ese otro chiringuito que debería de ser cerrado a la mayor brevedad posible. La víctima de esta agresión fascista es Juan Ramón Rallo, presidente del Instituto Juan de Mariana y conocido economista liberal. Su pecado: estar a favor del cierre de las televisiones públicas.

Lean el infame comunicado fascista (recuerden que la diferencia entre el fascismo y el socialismo, ambos colectivismo, es politización) de UGT. Y luego, pidan cerrar TVE y mandar a tomar por donde amargan los pepinos a estos señoritos del Rolex, el bogavante y la checa.

Relacionados

Libertad Digital

Anuncios